QUERIDOS LECTORES, BIENVENIDOS.

 

LEER, ESCRIBIR, HABLAR Y ESCUCHAR ES EXISTIR

 

HIJOS DEL PAN

A mi madre Blanca Rodríguez por enseñarme la esencia de la vida

 

Eres,

amanecer de leche caliente, recién ordeñada,

tus brazos dieron a luz el maíz y la galleta,

el cacao espumoso y la mantecada fresca.

 

Eres,

curuba y chirimoya que escurre,

guarapo fresco con el calor de la caña,

canción en las tardes, guitarra enamorada.

 

Eres,

ocho hijos del horno que ya no existe,

aguadepanela al volver de la escuela,

casa de barro donde creció el durazno y la naranja.

 

Eres,

cuajada, fogón y sopa,

masa de trigo, almidón y leña

envuelto, torta y canasto.

 

Madre,

eres pan recién horneado.

(Autora: Marleny Guevara Rodríguez)

 

 

 

EL ÁREA DE HUMANIDADES QUIERE COMPARTIRLES PARTE DE NUESTRA COSECHA 

 

NUESTRA ANTIGUA BIBLIOTECA Y NUESTRO PRIMER ENCUENTRO CON ESCRITORES

ESTRENAMOS BIBLIOTECA CON NUESTRO SEGUNDO ENCUENTRO DE ESCRITORES

La literatura y la música se unieron para ofrecer un ambiente de aprendizaje e intercambio de saberes entre escritores, y estudiantes de todos los grados que han demostrado amor por la literatura. Este conversatorio tuvo como tema central "La literatura y los desafíos del siglo XXI" además cada escritor nos deleitó con parte de su producción.  


Todos contamos

A continación podrás disfrutar la lectura de nuestro cuento TODOS CONTAMOS, erase una vez......

Descarga
Todos contamos: erase una vez....un cuento
Erase una vez....pdf
Documento Adobe Acrobat 309.9 KB

DULCILEA

Con persistencia y entusiasmo la maestra Nelly Franco motiva la lectura en sus estudiantes;

 

Dentro de las actividades llevadas a cabo durante el FORO INSTITUCIONAL,  el grupo de lectura, DULCILEA,(Área de humanidades) propuso a todos los asistentes, a su sitio de exposición, la creación de un cuento colectivo. La invitación tuvo una gran  acogida y el resultado lo podemos leer a continuación.

 

El texto que leeremos fue escrito a muchas manos, y así como sucede en el cuento todos fuimos niños por un instante, dimos rienda suelta  a nuestra imaginación, creatividad, alegría, entusiasmo, buenos deseos, amor y sobre todo a nuestro gusto por narrar.  Por tanto, el Área de humanidades agradece profundamente a todas las personas que disfrutaron, “el dulce placer de la escritura”, en la creación de esta original  y hermosa historia.